Aceite

El aceite tiene como función lubricar las distintas piezas del motor, evacuar el calor producido y mantener el motor limpio de impurezas. En la actualidad, las prestaciones de los lubricantes se han incrementado para dar respuesta a las exigencias de los nuevos motores, que someten a un mayor esfuerzo térmico a los aceites.

Cada vehículo necesita un aceite diferente y para saberlo debemos consultar el libro de mantenimiento. Utilice aceites de alta calidad y marcas reconocidas. Déjese aconsejar por nuestros técnicos.

Controle periódicamente, cada 1.000 km, los niveles de aceite. Hay que completar por encima del nivel mínimo y realice el cambio con la frecuencia que recomiende el fabricante.