Suspensión

El amortiguador procura el contacto de los neumáticos con la carretera y absorbe el impacto de las irregularidades. Esta función que realiza el sistema de suspensión es fundamental para asegurar una respuesta correcta del vehiculo en situaciones de frenado, baches o viento.

Los amortiguadores y el resto de elementos del sistema sufren un desgaste contiguo con el tiempo y aunque ese desgaste no es apreciado a simple vista por el conductor, debe hacer las revisiones oportunas y dejarse aconsejar por los técnicos del taller.

Mantener el sistema en perfecto estado no sólo influye en la seguridad sino también en la comodidad de los pasajeros.

Si los amortiguadores están en buen estado, optimizarás la eficacia con la que el peso del vehículo y la fuerza del motor se transmiten al suelo. En consecuencia, se mejora la seguridad y confort de los ocupantes del vehículo.